Un viaje espiritual hacia la interiorización, hacia el encuentro de uno mismo, del verdadero yo.

Juan de Yepes –nunca el sentido de excepcionalidad del epíteto San Juan tuvo tanta identidad– partiendo de las raíces religiosas y sociales de su época y de las atroces circunstancias que formaron parte de su vida –el encarcelamiento por parte de sus propios hermanos carmelitas– sale con su «casa sosegada» y con «ansias inflamada», al encuentro de su «amado», despojado del todo, para conseguir el Todo: la experiencia mística.

Utilizando la poesía, «único vehículo para comunicar los sentimientos», nos envuelve y nos va mostrando una subida plena de sensualidad: belleza, color, olor…, imágenes que nos van llevando al estado de plenitud y goce que sólo un alma como la suya puede alcanzar.

Un «no se qué», decía él; «certidumbres inexplicables», decía Paul Valéry.

Dirección
Lluís Homar

Dramaturgia
José Carlos Plaza

Producción
Compañía Nacional de Teatro Clásico en colaboración con el Instituto Cervantes

Música (Selección de piezas de «Música callada»)
Frederic Mompou

Voz y palabra
Vicente Fuentes

Espacio escénico
José Helguera

Iluminación
Dani Checa

Vestuario
Gabriela Salaverri